El momento de los dos

Hubiera sido imposible imaginar que aquella noche a las cinco de la madrugada, en la casa de su amigo Iban, las cosas acabarían de una forma muy distinta de como Ricardo en un principio imaginó. Después de una noche de juerga, bailes y chupitos de sabores indescriptibles, Ricardo se debatía una vez más entre las…