Madre

Seguro que hay muchas de tus noches en las que aún recuerdas aquellos miedos nocturnos en tu habitación llena de muñecos y colores vivos, y que el único lugar seguro que podías encontrar era su cama. caminabas descalzo como un gato entre las sombras hasta cobijarte entre sus sábanas, donde hallabas el calor y la…