Tu vida por la mía.

La señora Maryanne tomaba una taza de café, sus famélicos brazos apenas podían sujetar el peso de la porcelana roja, su luz se apagaba y apenas tenía fuerzas para hablar.

—Es la hora. Tienes que hacerlo ya!. —dijo pausadamente.
Lyan cogió la linterna y se dirigió corriendo al observatorio que había tras la casa, puso los mecanismo en marcha e hizo girar la cúpula en la dirección opuesta.
Volvió agotado, no podía entender como se sentía tan débil, como sus piernas temblaban a cada paso. Abrió la puerta, Maryanne seguía allí, con su café recién hecho, pero 40 años más joven.

(Para el reto de diciembre de: Escribir jugando en El blog de Lídia)

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2018/12/01/escribir-jugando-diciembre

20181111_093051

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Vaya interesante visión la de tu micro, Rubens. Un intercambio, un sacrificio, una dura decisión y, a la vez, altruista.
    Muchas gracias por tu participación en el reto. El próximo día 28 saldrán todas las creaciones publicadas y el día 30 anunciaré el Optimvs mensi 😀
    ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

  2. Rubens F.M dice:

    Gracias a ti Lídia. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.