El Árbol de fuego

Cuenta la leyenda, que un árbol resistió mil edades en la tierra, que perduró entre mil civilizaciones que lo quisieron gobernar, y que sobrevivió, a mil guerras batalladas bajo la sombra que ahora veis. El más desafiante y fuerte entre los demás, que soportó mil duros inviernos hasta que de nuevo, el sol apareció.

El abuelo contaba con ímpetu la leyenda, moviendo los brazos y danzando en un teatro rodeado de niños, sentados bajo el Árbol de fuego.

Sus hojas tenían el color del Sol, y eran tan grandes como las manos de los hombres, Sus hojas tenían magia, podían ser alimento, calentar el hogar o sanar nuestros lamentos. Nunca sucumbían al poder de nuestro tiempo, ni en otoño, ni en invierno. Las gentes lo sabían y lo dejaron indefenso… lo despojaron sin miramientos.

Era tan grande como una Iglesia, ancho y robusto, de una dureza similar a la de las piedras, y su tronco no se podía abrazar, ni por veinte hombres al mismo tiempo. Las gentes se dieron cuenta y cortaron sus ramas, para hacer flechas y espadas tan duras como las piedras. El Árbol de fuego se quedó yermo.

Nunca paraba de crecer, y seguro que la razón de tal hazaña queréis que os relate. Sus raíces estaban vivas, tanto como cualquier ser, removían la tierra a su antojo, para buscar el agua y el alimento de su poder. Eran milagrosas, pues su jugo, la fuerza de un toro podía otorgarte. Las gentes lo descubrieron, y excavaron hondo, tanto que dolía contemplarlo, un suelo tan fértil, que presumía de ser su hogar. Y en los albores de otra edad que estaba a punto de llegar a su fin, se quedó temblando, y sin nadie a quien cobijar.

Pasaron mil años y un hombre vino a verlo, tan solo uno, pues ya no tenía la gracia de otros tiempos, persistió, y desafiante, en su copa broto una hoja tan grande con la mano de un hombre y tan amarilla como un sol a medio día. Que osado y valiente se atrevía a ser, después de no deberle nada a los hombres que lo hirieron sin descanso, a través de mil años.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Isabel dice:

    La mano del hombre… trasmitía amor, fuerza u segunda oportunidad 🤗🤗💕

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.